jueves, 26 de noviembre de 2015

Scorpion Child + Crobot- Sala Razzmatazz3, 25/11/2015, Barcelona.

Sin entrar en debates de porque a unos shows acuden más o menos personas, en el caso del excelente doble cartel Scorpion Child + Crobot, dos bandas en pleno ascenso de calidad en relación a su propuesta, podríamos categorizar como injusto que solo un puñado de personas se acerquen a verlos en directo. Tanto como los de Texas como los de Pensilvania se merecen sin duda estar más arriba, su entrega es indiscutible y son bandas que disponen ya a pesar de su corta vida de experiencia en la carretera y se nota en su sonido en directo y puesta en escena, por otra parte, por lo visto en Barcelona, son buenos amigos entre ellos. 


Servidor se decanta claramente por Scorpion Child, ya su álbum me dejo realmente sorprendido por la calidad de sus temas y su propuesta en directo no a hecho otra cosa que confirmármelo. Como amante obsesivo del sonido hard rockero de finales de los 80’s, veo una referncia actual del estilo en Scorpion Chile, y si pudiera para el tiempo en 1992, éstos serian como la generación 3.0 del Hard Rock. Pero no, estamos en 2015 y es un placer ver como frontmans como Aryn Jonathan Black reviven con estilo y personalidad esa escena. Partiendo de las formas básicas de Robert Plant, este también se abraza vocalmente a Shannon Hoon y da pie a las buenas formas de una banda realmente muy buena, guitarra muy activo y base rítmica a lo Zeppelín. La banda tiene ganas de brillar todavía más en un futuro y su setlist se basó en dicho material, que prácticamente desconocíamos en su totalidad, quizás puede ser el único punto que puede lastrar su show y que los temas de su debut están paridos con dos guitarras, pero con el apoyo del teclista disfrutamos plenamente de los mismos, mi favorito “Liquor”. 


Si de frontmans hablábamos antes con Scorpion Child, en Crobot y en la persona de Brandon Yeagly andan sobrados, se mueve a sus anchas y no para de sonreír, en lo que respecta a movimientos y entrega la banda no le va a la zaga y en concreto su bajista es capaz de tocar dando saltos por todo el show, un espectáculo en si. Referente a su sonido, éste para mi peca de esquemas ciertamente repetitivos, con esa mezcla de Hardrock en las partes vocales y alternativo en lo estrictamente musical donde los bajos con denominación de origen RATM y algún eco del post Grunge de fuera de Seattle claramente se cuela en su sonido, en directo esto no es problema, ya que la entrega de la banda te engancha desde el inicio. Su setlist se compuso en su práctica totalidad de “Something Supernatural (2014)” y de un puñado de temas nuevos que al igual que sus compañeros de gira, completando un show muy completo, si hubieran cerrado las dos bandas juntas sobre el escenario con algún cover la noche habría sido realmente espectacular.