lunes, 25 de noviembre de 2013

AFI “Burials (2013)”.

Definitivamente AFI ya han abandonado los sonidos más duros de sus primeros tiempos y evolucionado hacia un Rock de clara influencia melódica con ciertos componentes que le dan un toque personal, sobre todo en la voz de Davey Havok que ya no grita hace mucho tiempo. Para mi su gran obra es la que mostraba sus dos caras “Sing The Sorrow (2003)”, la evolución lógica de la banda y que los mantuvo en un mundo oscuro y brillante a la misma vez, puede verlos en esa gira y realmente estaban en forma. A posterior y después del éxito de “December Underground (2006)”, todo ha girado hacia la actual brillantez y limpieza que invade su propuesta, cosa que implica que se hayan quedado fans por el camino y ganado otros.


Han pasado cuatro años desde “Crash Love (2009)” (proyectos electrónicos a parte), este periodo de tiempo, quizás ha servido para aplicar un giro más épico al sonido de la banda, aunque su reciente álbum sería una continuación de su anterior obra. Si bien, singles como “17 Crimes” serian claras continuaciones de otros como “Medicate”, en ciertos aspectos se aplica una base excesivamente plana a ciertos temas, “A Deep Slow Panic” se me antoja un tema con el piloto automático puesto que no le hace ningún favor a la banda. El Halo que desprende el disco a nivel general, vendría asociado a las palabras de Davey, donde hacia referencia a silencios, oscuridad, entierros, etc… para describirlo, aunque eso si, siempre con un rayo de luz entre medias.



Esta claro, que el Punk hace tiempo que desapareció de la dieta de la banda, sin ir más lejos el productor elegido, Gil Norton, muestra un curriculum al puro estilo British, eso sí dio forma a las obras cumbre de Pixies y ha dejado su marca en Foo Fighters, aunque se me antoja que la banda se ha fijado en el trabajo con Pure Love, el nuevo combo de Frank Carter de Gallows y producidos por Gil Norton.



Así mismo, en la segunda parte del disco, se detecta una clara evidencia de parámetros y arreglos electrónicos, las canciones se podrían emparentar con ciertos momentos de la reciente propuesta de Trent Reznor, “The Embrace” seria un claro ejemplo. Finiquitando estas líneas y dejando claro que han cambiado de piel definitivamente, no seria descabellado emparentarlos con bandas como Glasvegas o White Lies, donde la frialdad y purismo en su sonido son una de sus cualidades.



Eso si, en directo siguen siendo una maquina perfectamente engrasada, con un repertorio importante y muy completo.