martes, 28 de julio de 2015

Hard Rock Rising Barcelona- Platja del Forum, 24/07/2015, BCN.

La primera edición del Hard Rock Rising Barcelona presentaba en Barcelona un cartel alejado de lo que podríamos concebir como los orígenes de la famosa cadena de restaurantes, concentrando en su primera jornada las bandas de mayor empaque guitarrero y en la segunda “Otro” tipo de propuestas, eso si, en la publicidad del festival se referenciaba como “RockTronik”. La tarde del viernes empezó con los californianos The Osceola Brothers que aplicaron un blues al Estilo Stevie Ray Vaughan realmente interesante, versión de “Voodoo Chile” incluida, les siguieron The Carnabys con un Indie Rock al uso y de corte festivo, para muestra el medley de cobres de The Hives y Blur. A posterior Vetusta Morla ya empezaron a congregar a un importante número de seguidores para ver su propuesta. Entre todas las bandas Nasty Mondays pincharon música para ir calentando el ambiente, mis buenos amigos Soren y Max hicieron sonar AC/DC, The Cult, Stones, Ramones, una pena que no dispusieran de un set completo.


Uno de los dos grandes protagonistas de la noche era Lenny Kravitz, curiosamente nunca había visto al rockero de las eternas Rayban Aviador en directo (A principio de los 90's, Kravitz anulo un show en Zeleste  de Barcelona donde Blind Melon debían telonearle, quedándome con el ticket en mis manos). El show de Kravitz lo soporta directamente su banda, hasta once músicos en escena que recrean toda una All Star Band al estilo Springsteen o Prince, con una sección de viento espectacular y una base rítmica muy sólida que se junta con el “Groovie” de su guitarra. Todo ello le sirve a Kravitz para ofrecer todo tipo de poses de cara a la galería, aunque hay que reconocer que sobre todo en los primeros temas del show y en la sexy “American Woman” (The Guess Who Cover) se aplica a fondo. “Always On The Run” funciona muy bien hasta el solo de guitarra, en ese momento el tema se alarga hasta el infinito con solos que finalizan en una especie de sesión Free Jazz de sus músicos. “Let Love Rule” se desvirtúa por un innecesario baño de masas de Lenny que da el resto para “Fly Away y la final “Are You Gonna Go My Way” donde la extensión instrumental con  un Lenny ya fuera del escenario es espectacular, el riff con el saxo sonó increíble, un buen final de un show que podría dar mucho más de si, sobre todo por los músicos que acompañan a Lenny Kravitz.


Las otras estrellas de la noche eran Kings Of Leon, la banda de Talihina llevaba un buen puñado de años sin dejarse ver por Barcelona, están trabajando en nuevo material y esta era una de las pocas fechas que hacían este verano. “Mechanical Bull (2013)” fue un buen disco, con el toque personal habitual y que presentaba una buena colección de temas. Con una presentación muy trabajada visualmente y con ese aire de tensión contenida se presento la banda, que si bien en ciertos pasajes podrían haber impuesto algo más de pegada, éstos están perfectamente compenetrados, ayudando el soporte de un quito músico encargado de arreglos y de una tercera guitarra rítmica que en propuestas rockeras recientes como “Supersoaker” o “Mary” sonaron muy bien, así como en piezas más trabajadas como “Closer”. La pegajosa noche quiso ser protagonista y poco a poco una tormenta de verano quiso ser protagonista curiosamente a partir de “Cold Desert” que aplico un aire de épica al show en “Radiocative” y que estallo en las finales “Use Somebody” y “Sex On Fire” con público y banda calados por la lluvia que ceso al final del concierto.